Labels

conocer (51) en entre (26) pix (8) cita (6) colección (3) escribir (2) fenomenon (2) song (2)

31.12.07

The Horror!

You tube: en un laboratorio, un mico se resise a entrar en un tubo de ensayo, otro se ha vuelto loco de tanto estar encerrado y da vueltas adentro de su pequeña jaulita. En la fábrica de alimentos, las gallinas hacinadas se picotean unas a otras por estrés o para ganar espacio. En cuba, prisioneros musulmanes estrellan su cabeza contra los muros tratando de morir antes de seguir expuestos a los métodos de tortura. Del otro lado del mundo un africano de una zona devastada por la guerra bebé los orines de una vaca, sediento.

El horror: es una lástima que los seres vivos no estemos dotados de la capacidad para terminar con nuestras vidas en el momento en que las circunstancias se tornan extremas. No es la maldad, sino nuestra incapacidad de sucumbir ante la maldad ni ante la enfermedad, estar capacitados para sobrevivir, para seguir arrastrándonos incluso con un agujero en la cabeza, el cerebro expuesto llenándose de tierra y hormigas. El horror es la capacidad que tiene nuestro cuerpo de deformarse gravemente sin que eso nos mate; estar programados para sobrevivir, eso a lo que llegamos a convertirnos. Grave es que la naturaleza nos haya dotado de esa “cualidad” y el sentido irónico que, finalmente, cobra la vida. La capacidad para convertir la tierra en un auténtico Infierno, en su sentido más literal: eso es el horror.

26.12.07

¡Lo tengo, carajo, lo tengo!

And it just makes sense.


Powered by ScribeFire.

21.12.07

this is just like us

Hoy era nuestra cena de navidad, por favor dime que no dormiré en tu buzón de voz esta noche también...

19.12.07

¿Alguna vez,

alguna noche, has botado todo en nombre de una idea que,a la mañana siguiente, al despertar, aparece pequeña, estéril: un capricho?

De víctimas y victimarios.

TODO no puede ser mi culpa. Rechazo toda responsabilidad por el sufrimiento de cualquiera
y, a cambio, me declaro víctima de ninguna cosa.

14.12.07

Warning: do not sign on this person.

Dénle un problema a resolver y lo descompondrá en todas sus piezas y establecerá vínculos de causa - efecto entre ellas; incluso propondrá diferentes perspectivas desde las cuales contemplarlo pero nunca, ni si quiera, estará cerca de resolverlo y el nivel de complejidad será mayor en la medida en que el asunto sea sencillo. La diferencia entre n.4 y n.5 está en que aquella versión encontraba en esto una cualidad mientras que la actual lo contempla como una predisposición que conviene a encausar a actividades que no impliquen grado alguno de responsabilidad (como contestar el Sudoku, diak).

El b-side de esta reflexión es la idea (o-oh) de cómo las cosas marchan bien mientras te mueve la intuición y cómo todo empieza a atrofiarse en el segundo exacto en que le das un nombre al fenómeno y lo defines (justo lo que acabo de hacer, actually). Es por eso que hace meses clamo por silencio.

[Le dije] como en esa película, ¿cuál era? You have to assume that people like me is out there on the streets.

Y nos saludamos good bye.

10.12.07

Se pronostican

golpes y gritos: de los ojetes y de los chidos. Habrá de todo en estas navidades; yo ya pedí de intercambio UN BAT ;)


P.s. Pasa otro año y nuestra casa vuelve a ser un bache oscuro en la psicodelia navideña de la calle Teotihuacan. No se me olvida aquella tarde en que una misa especial se llevó acabo justo frente a nuestra barda por quién sabe qué petición de nuestros queridos y parroquianos vecinos.¡Qué agresión!





Powered by ScribeFire.

9.12.07

Cuando cierras los ojos, qué es lo que ves?


A un paso de las imágenes mentales: fosfenos...

5.12.07

i woke up thinking of that end of the road with the street lights over the rocks and the darkness ahead...

I did not start a life on the road just to come to a dead-end.

Fotografía de San Sebastián, adelante estaba el mar cantábrico. Me paré ahí, la playa sin nadie, a escuchar Realization inertia entremezclada con el golpeteo de las olas. Me pareció que el mar era una bestia y le miré a los ojos...

4.12.07

+ del Madrid Insider

Por las escaleras eléctricas del aeropuerto [una larga inclinación que ascendía con aeropuertosa lentitud], subí pensando en la necesidad de trascendencia. Escuchando My Weaknes iba diciéndome que el único final que quiero para mi vida es transformarme en alguna pieza de arte —¿is that possible?—, sólo algo bello que pueda provocar algo trémulo en los corazones de los otros. Me preguntaba si Moby lo había logrado ya él mismo. Pensé en lo que le había preguntado a Wayne [mientras esperábamos su hora de embarque]: Do you ever have... just a general feeling of anguish? y, por la forma en que había contestado, si acaso él ya lo sabría todo. Si él, como ser humano, vs. me, como ser artista, lo sabía ya todo. Si comprendía que me estaba refiriendo a Camus y esa sensasión de los domingos por la tarde, o si, simplemente, no había captado la profundidad de mi pregunta. Pero también tal vez la pregunta no es profunda en ningún sentido. Si es, a caso, una pregunta: Do you ever have just a general feeling of anguish? Entonces me pregunté si la causa de la angustia es saber que vas a morir. O si es, como en la anécdota del conejo, darse cuenta de que estás vivo. Me di cuenta de cómo estos pocos días los he estado viviendo sin un imaginario sobre el futuro. Que en estos días tan pobremente vividos no tengo grandes expectativas o no me muevo de acuerdo a proyectos. Y hace poco me decía a mí misma: deberías tener proyectos. Y no los tengo. Y pensé que debía volver a los de antes. Luego que no, que no puedo. Que algo nuevo se está cocinando "en el silencio del corazón". Y entonces recordé mi promesa de hacer silencio contemplativo, lo cual es –ahora lo veo- un proyecto. Comprendí entonces por qué me había despedido con un sorry, pero alguien en este estado no debería entablar relaciones con otros seres humanos. Me refería a crear vínculos...

3.12.07

I'm finding it so beautiful I won't dare to break the silence

Just as I feel alone, I see the others lonesome too. I used to think we were a family. It might have worked only for me. And now to see the way we've all been set about into different directions: Oh this exploding, what cosmic repercussions will it bring?

28.11.07

palos

I
Esa cierta rareza que, años atrás, vieron en mí como un bonito adorno o un vestidito que me hacía lucir peculiar, ahora parece que les ofende. Y me agreden con sus cuestionamientos a los que no sé responder, incapaz de legitimar mi discurso ante quienes sólo ven una cara de la vida. Ellos no son el problema, tan sólo actúan congruentemente. Yo soy la que se ha quedado a medio camino entre la “normalidad” funcional y la singularidad extraordinaria. Estoy, simplemente, afuera: no inserta en otra corriente ni nada. Afuera como alguien que no quiere fatigarse con la vida. Es cierto. Me asusta no poseer la llama creativa, el (sano) ego del genio ni la impetuosa capacidad de indignarse del revolucionario. Tan sólo el tedio del outsider, más cerca de la no existencia que de una vida de verdad. No sé si ellos sean felices, quizá lo son cada vez que recuerdan que sus vidas siguen por la vía legítima. Yo estoy entre dos generaciones, ninguna de las cuál logro asimilar. Ni siquiera el arte me redime: me encuentro incapaz de crear la belleza. Mi cabeza se atora en las mismas ideas, a veces creo tener importantes avances, pero siempre termino convencida de no tener nada qué decir. Nada he creado. Nada he descubierto. Nada he dicho mejor que nadie. Ningún mundo he poblado de poesía.

II
Todo es institucional. El arte y el no arte.Todo tiene ese aire de adultez y cosa pesada. Tipos de realidades: an unreal world called real... An what strikes me the most es su manera de defenderlo, su manera de juzgarme si no les compro su mentira. No saben que de lo que estoy huyendo es de mi propia debilidad para caer en lo conveniente, en lo fácil. To put myself into a live or die situation, es lo que trato de hacer. He conocido algo que me espanta más que la muerte, la pobreza, el anonimato, la miseria. La muerte para mí no será la muerte material. ¡Todo lo contrario! La muerte para mí es justamente la concretez, la miseria creativa. ¡Oh, imaginación, lo que más amo en ti es que nunca perdonas! Contrario a los otros —y tal vez por eso me siento constantemente vil— es que yo no estoy tratando de realizarme, sino que estoy tratando de realizar algo que no soy, ni he sido. Algo que no merezco, por lo que nunca he vivido. Algo para lo que no nací y que no está en mi sangre. (Llegados a este punto, me saltan las venas y algo grita: si te está matando, ¿por qué no has sido más drástica?). La vía institucional vuelve a llamarme con sus viejas promesas, sus viejas y lustrosas farsas. No he puesto en mi currículum que ya no soy la misma persona, ni que el mundo que ellos llaman real no me interesa en absoluto –y que todos sus asuntos, en los que yo era tan buena, me parecen una mala ficción.

III
Al final, parece que lo que se gana es la tranquilidad de conciencia suficiente como para llegar a casa por la noche y ver esos basurientos programas de t.v. como si ya hubiese uno cumplido con la vida. I'm glad that I am even physiologically unable to do so anymore.

26.11.07

la casa estaba en medio de un valle


Posted by Picasa

un claro en la sierra de coahuila







De regalo de Navidad, quiero una cámara digital (6 pixeles least), lots of skills y aprender a tomar fotos de noche. Ya sé algunas cosas, mas no las suficientes para toda una serie de tomas nocturnas que me gustaría hacer...

Ah, y un tripié!

Posted by Picasa

un poco de lo que aprendí en Durango

Aprender a aburrirse es natural y hasta sabio. Ocurre cuando uno asume que tiene un tiempo limitado de vida y no todo merece la pena que uno le preste atención. Economía de la capacidad de admirarse. Eficacia en el acto de dejarse cautivar. Incluso: inteligente voluntad proactiva de buscar el Misterio detrás de los misterios.

Sin embargo no hay que olvidar la naturaleza casi siempre menor de aquello que nos emocionaba al principio. Y que sólo una vez trascendidos aquellos limitados deleites pudimos aspirar al éxtasis siguiente, sea que uno tienda hacia la complejidad o a lo simple.

Que una cultura, o toda una civilización, haya alcanzado un grado extremo de indiferencia no implica que los individuos que recién llegan al mundo traigan consigo esa herencia de tedio implantada -como si fuera una ventaja evolutiva- en la base de sus sentidos e intelecto.

Alguna vez -sólo no aquí ni ahora- las pequeñas tragedias personales vovlerán a cautivarNos.

20.11.07

han tomado la casa iii


"The great mass of human beings are not acutely selfish. After the age of about thirty they almost abandon the sense of being individuals at all — and live chiefly for others, or are simply smothered under drudgery."


and I say OU-oh, OU-oh: what a feeling!



18.11.07

han tomado la casa ii

No quiero quedarme afuera conmigo. Quiero estar presente y contemplar eso que me ha desplazado. A lo mejor es nuevo, brillante, hermoso. Y yo acá...





Powered by ScribeFire.

16.11.07

A "han tomado la casa" feeling

Un día sentí que no era la consciencia "original" de esta vida en la que me muevo. Sentía haber desplazado a alguien más y me encontraba nueva y apenas enterada. Me decía: qué hago con ella? Analicemos: mujer, veintitantos años, soltera. Y contaba a la familia y a los amigos y algunas cuantas poquísimas pertenencias como "recursos". No sabía cómo terminaría eso, ahora el final está claro. Empiezo a notar como me arrincono, adentro de esta vida que, sin embargo, se sostiene. Ella saldrá adelante, lo que está en conflicto soy yo. Y pienso: justo así, van a desplazarme. Una nueva consciencia vendrá a ocupar esté lugar, algunos años después de vivirlo se preguntará qué hace ahí y quién o qué cosa estaba aquí antes. Es el final perfecto. Pero, me intriga: ¿qué pasará conmigo?


Powered by ScribeFire.

8.11.07

del Madrid Insider

Encontré en el Madrid Insider (un pequeño diario que comencé a escribir al llegar a .es, y luego clausuré por recursivo) este razonamiento. Una de las ideas más, precisamente, recurrentes finalmente tocó extremo y se disolvió. En mi breve experiencia cuidando bebés de 2 años, hice varias notas sobre los infantes que algunos encontrarían monstruosas :/. Aqui creo que las cosas llegan a cierto equilibrio. So, no os preocupéis. La civilización sigue en pie (pero, ¿por cuánto tiempo?).
.
I was thinking, yesterday: Is it such a crime to follow the most natural impulse of reproduction, whatever way it manages to manifest within the context of a personal story or a sociohistorical situation? Pff no. Not such a crime. But I will tell you something about the original hipocresy. To say that we stand, above all things, for infants: oh, that feeling! Such a tenderness! But the moment we give them a little love and we handle things the way they like it, they become tyrants! The thruth is that their are little egos, so freely claiming the world all for themselves (and we were such, as well, before coercion was applied). We insist in our love, while with our big adult hands try by all means to ease their energy with wich we can't keep up. Just never making it explicit that we've come to feel so offended and diminished by the way we've been treated. Our care.Their disrespectfulness. After the first punishment is arranged one must say: why giving birth to somebody, force him/her to exist, if things are never going to go (they shouldn't) his or her way? It’s better not to give them birth at all. BUT THEN, that thought: so hedonist!!!! It’s like saying that human satisfaction is worthier than all the possibilities of Life. I quit. ?/09/07

7.11.07

- Dad, I want to be a poet

- Aquí están los $23492349mil millones que iba a pagarle al Tec.
- ¡Ah!


Powered by ScribeFire.

5.11.07

El Fórum o la rebelión de las masas...

.

Y en donde estaba tu casa, pusieron un Super Siete.
.

4.11.07

el sitio al que van los forajidos

Terminé de leer On the Road a mitad de camino. En el avión, cuando Madrid, Londres y Paris desaparecieron de la pantalla GPS y, por el lado izquierdo, ya se podía leer Nueva York. Mientras el Boeing me arrastraba de nueva cuenta al viejo nuevo continente, y hacía como una flecha por esquivar toda la Unión Americana y dar justo en el corazón de México, los personajes de mi libro cruzaban Río Grande y se dirigían con su habitual sonrisa y saltos sobre el asiento al mismo sitio que yo.

“¡Allá vamos!”

Era como mirar desde aquellos 12mil pies de altura el viejo Ford del ‘37 que descendía por Laredo, acelerando y pitando con afán de abrirse paso hasta la Patagonia.

Empezaron a nombrar los sitios que me eran familiares y, de pronto:

“En la lejanía, la gran ciudad industrial de Monterrey mandaba humo al cielo azul con las enormes nubes del golfo como vellones de lana... Levanté la vista más allá de Monterrey y vi dos enormes y extraños picos gemelos. Si, estaban pasando Monterrey, pasando el sitio al que van los forajidos”.

Y aquí estoy, haciéndole al bandido. Mi familia haciéndo cosas que no veía desde que estaba en prepa, los amigos disgregados y tranquilos. También yo: tranquila, dispersa. Estoy viviendo una felicidad innominable, tal vez la de ya no sentirme necesariamente parte de esto.

31.10.07

nos quedamos...

cada quien en su continente, como clavados con tachuelas a un mapa mundi sobre la pared. La próxima vez que hayan de moverse las piezas -y se moverán- será necesario hacerse cada quien un desgarre desde el centro hacia un costado.

Y será doloroso y habrá sangre y todo.

30.10.07

II

Por otro lado, a qué viene esa idiota manía de "producir". ¿No es el sentimiento un bien en sí mismo?
Hace poco escribí algo que no me atrevía compartir:

Puede que el artista esté en posición más humilde que el hombre común, el hombre simple. Puede que el artista no experimente la vida si no es mediante el artificio de la creación, en cambio el hombre común está en la vía de todo aquello que aquél desea vivir. La experiencia repartida en fragmentos. ¿Cuántos hombres –en su monotonía, en su rutina, en su aparente intrascendencia- conforman cada uno de ellos, aportando un rasgo, un gesto; algunos varios rasgos y gestos, la creación de un sólo personaje de ficción?

¿No deseas a veces simplemente reclinarte sobre tu asiento y vivir? Un artista no está vivo, no hay peculiaridad en su existencia. Al final los artistas, tal vez, son todos más o menos el mismo objeto gris en forja de su aliento vital. Una máquina que debe construirse a sí misma todo el tiempo, frente a la perfección inalcanzable del organismo más simple...


(as in) chopin bukowski: this is my piano

Quisiera escribir un poema con ritmo country y que al teclearse me produjera el mismo alegre brincoteo honky tonky de los viejos (o actuales) pianistas de salón. Estoy de acuerdo con la idea: stop thinking, try feeling pero hasta ahora no he dado al clavo con respecto a lo que debo hacer con todo eso que siento.

(Tal vez porque no se supone que haga nada con ello en realidad).

What would they say?

Todos mis libros están haciéndome peer presure :/.


29.10.07

they say: whiskey makes you frisky

else, it makes you cry.


Powered by ScribeFire.

17.10.07

insiderismos (qué diría sal paradise)

i
Hoy casi siento que Madrid me quiere, la estaba viendo con detalle, paseándome por lugares a los que -sin darme cuenta- les tomé un cariño fundamental. Y fluía por las lìneas del metro, maravillosamente, y el metro zumbaba adentro de los túneles maravillosamente y el ipod se estremecía adentro de mi bolsillo (metáfora mala) y cada persona me parecía un personaje interesante y todos los confines del mundo estaban ahí representados por alguien de aquí o allá y podía oír conversaciones en un montón de idiomas que no comprendía y ese no entender hacía que cada conversación fuese algo por demás enigmático, así se tratase de la conversación más cotidiana, algo que yo intentaba e intentaba descifrar sólo a partir de la comunicación gestual con que los hablantes enfatizaban sus misteriosas historias.

Hoy casi siento que Madrid me quiere, excepto porque en algún punto se detuvo la música y la gente volvió a decir hostias, tía, joder y el tumulto de madrileños ocupados, con vidas correctamente encausadas, para quienes time is money, volvió a chocar sus hombros contra los míos y ganarme los asientos libres y tocarme la cintura para hacerme a un lado en las escaleras eléctricas.

Entiendo que soy altamente sensible a la hostilidad, que desde niña voy por ahí casi pidiendo perdón por existir, que cualquier voz en alto me hace esconderme debajo del pupitre, con las mejillas chapeadas y sin saber dónde rayos esconder la mirada. Por eso me senté en alguna banqueta"E" a pensar en el sentimiento de culpa y en qué punto, exactamente, de mi vida me fue inculcado y la tan conocida tesis de Freud en el Malestar. Ese complejo que, en lo que toca a mí, es lo que a cada dos pasos de mi vida me paraliza.

Sobra decir que entiendo exactamente contra qué toca rebelarme.

ii
He visto en youtube esos videos que cuelgan ahora los alumnos, de lo que pasa en el salón de clases donde los maestros ya no pueden tenerlos quietos ni un rato, impedir que digan palabrotas o estén todo el tiempo jugando con sus celulares o sus laptops. Yo recuerdo màs o menos lo que era un maestro, tampoco se trataba de la gran cosa, pero en el mejor de los casos te tocaba alguien buena onda que sabía un montón de cosas interesantes y te adoptaba como su favorito (a) si notaba que tenías especial interés por esos temas. No hay demasiados maestros que quisiera volver a ver, though. Vistos en retrospectiva, sí hay un cierto aire de fracaso en relación a sus vidas asociado al hecho de que pueden permanecer hasta la postjubilación dando clases para el mismo grado, la misma materia... viendo generaciones enteras pasar... generaciones completas de alumnos que supuestamente tienen un futuro brillante porque sus padres pueden pagar las mejores escuelas, es decir, esas instituciones con fines de lucro en las que el cliente siempre tiene la razón. Pero de eso a escuchar con consentimiento a los morrillos de ahora -todos rbd y britney spears y paris hilton- llamarles pobres pendejos y ver (en el you tube) que esos pobres pendejos no pueden sino poner cara de que ojalá esto no se sepa fuera de clases y se pasan de buenaonda y de barcos sólo para conseguir el mínimo grado posible de complicidad con esos pequeños cabrones que pagan su salario, hay una gran diferencia y no deja de sorprenderme.

Todo esto me suena, más bien, a que en un punto el mercado (o sea, la cultura) ha, tal vez, conseguido exaltar o precipitar la rebeldía de la adolescencia/juventud y orientarla hacia la prosecución de una idea de libertad por demás estúpida (libertad para ser un mequetrefe adolescente, un pequeño hijodeputa y, cuando crezcas, un experimentado cabrón). Y esto crece hacia abajo, es decir, cada vez hacia generaciones más jóvenes desde que las reprimendas están clasificadas como maltrato psicológico a menores y las sociedades de padres de familia tachan de acoso sexual cualquier inento de acercamiento sujeto a sujeto con los niños. Y hacia abajo, conforme se abren guarderías para infantes desde los 6 meses de edad, como beneficio para las madres trabajadoras -en las ciudades en donde esto es posible-.

Lo que me hace, finalmente, plantear si acaso vivimos -o vamos hacia- una sociedad cuya integración y pertenencia no están basados ya en el sentimiento de culpa inculcado a los niños. Y si esto es mejor o peor, o si da exactamente lo mismo. Al final cada quien recibe la mierda que se merece -quiero pensar-. Y no estoy diciendo que se lo desee a esos adolescentes cuelgavideos. Ni que espero ver a los maestros desde sus monótonos y denigrantes trabajos con seguridad social y pensión -por jodida que ésta sea- reírse en la cara de esos futuros pobres diablos, cuando lo sean, trabajando horas extras por un salario de mierda y sin ninguna prestación del todo. Tal vez al final todos somos unos pobres pendejos y ya.

"Lo primero que aprendí cuando era niño " me dijo W. "fue a respetar a los mayores." Esto suena, de suyo, totalmente status quo. Pero valdría la pena que lo meditásemos un poco -a quién le interese-. Hace años era todo un motivo de orgullo ser padre o madre, ahora casi hay sólo probabilidades de encontrarse en el banquillo de los acusados por perdedor, mal padre y generador de complejos. Todo esto, la verdad, como no soy socióloga ni antropóloga ni planeo ser madre en el futuro cercano, me incumbe muy poquito. Pero qué digo -y a quién lo digo- sólo quería despejarme la mente y volver al éxtasis de sentirme toda una madrid insider.

10.10.07

why bother

I
Saraband, bien. No hace falta que yo vaya al cine y mire la última cinta de Bergman para que el mundo sepa que es una pieza magnífica. De hecho, no hace falta absolutamente para nada, con lo cual la sola intención de extender un comentario es ya perdida de tiempo. Pues, si todos los que fueran al cine y salieran con el pecho atravezado por una viga pretendiesen a) tener la capacidad de expresarlo y, encima, b) encontrar disposición en los demás para escucharlo... qué mundo tan escandaloso, tan lleno de "ayes", tan extraño, tan estrafalariamente raro sería. Razón por la cual me atrevo a decir que no siempre cabe ser consecuente. La catársis ¿catársis? experimentada ante una obra debe llevarse en privado y con discreción; por pudor y para conservación del propio fenómeno catártico.

II
Agrego que era una tarde espléndida. Que a la salida del cine me esperaba el otoño. Camino a casa jugamos a tocarnos. Yo quería olerlo y darle un nombre a su aroma. Degustarlo y darle un nombre a sus sabor. He oído de "vientos que pueden besarse". Pero el otoño no se deja besar. Y la sensación del otoño no se deja nombrar. Estoy segura de que a todos nos pasa: ir un día como si nada y, de pronto, "¡Ah, el otoño!". Y porque el corazón salta en su sitio, nos avisa. En la medialuz de la antenoche se enciende el interior de la casa: Ah, el otoño... y no sabemos por qué lo decimos. Pero a todos nos pasa. Yo quería nombrarlo -he querido nombrarlo siempre- pero caminamos toda la tarde y otra vez fui incapaz.

III
Quien no ha estado en la miseria creativa jamás entenderá el terror, el miedo a convertirse en objeto. Si de un infierno me quiero salvar es de ese estado de no-inspiración permanente. ¡¿Cómo hay quién puede vivir así 24/7?! Me iría contra mí misma ¡si con eso ardiera!

IV
La comunicación intersubjetiva es tan especial, tan rara. Guardaré mi cacho de atención y empatía para las inquietudes esenciales. Sólo espero poder identificarlas, pues todas saltan a mis manos, todas quieren extenderse hacia un Otro lo mismo.

V
¿Y por qué era importante nombrar el otoño? Bueno eso es un asunto de lo más privado (querido lector implícito).

Powered by ScribeFire.

9.10.07

repartidores

"Lo único que quería era escurrirme en la noche y ver lo que andaba haciendo la gente por todo el país".
-Kerouac, En el camino

Si sumas todos los kilómetros recorridos al día, ida y vuelta de tu casa al trabajo; si sumas todas esas horas de tráfico, todo ese cansancio, y lo acomodas sobre una larga linea roja atravesando un mapa...

¿A dónde llegarías en una semana laboral? ¿Dónde podrías estar tomándote esa cerveza del viernes por la noche
y con quién
o quiénes?

Aún cuando tengas que volver al punto de partida muchas veces, cada orilla será una conquista
como todas las veces que tienes que regresar y pasar los dedos sobre la plastilina antes de lograr su mayor extensión.*

Y cuando estés lo más lejos
cuando estés frente a esa línea divisoria marcada por el cansancio
o la absoluta miseria
extenderás el brazo, tensarás las puntas de tus dedos.
Y eso es ir aún más lejos.

De momento todo es una cuestión de kilómetros
-de momento-
hasta sentir que toda la masa de tu cuerpo
todos esos músculos en reposo
todos esos órganos aletargados
son más que suficientes;

que una persona puede caminar por el mundo como un niño
aprende a conocer el patio de su casa
el barrio
la ciudad
conforme crece.

Coge todos esos tickets de metro y ponlos uno detrás de otro
sobre el pequeño mapa.

Todos esos camiones repartidores que por la mañana dan vueltas y vuelven loca la ciudad con su mercancía varada en doble fila
¿a dónde te llevarían?
si accedieras a brincar encima
si te resistieras con todas tus fuerzas al miedo
de no estar en casa a tiempo para la cena.


* trataba de dar la idea de un mapa mental que se expande, no continuamente sino tras varios ires y venires, cada vez a una orilla más lejana. Lo importante es el mapa geográfico mental o del territorio conocido.

He aquí un poco de improvisación... en realidad trataba de sonar frenética. Tal vez un día lo consiga. On the road no deja de (in)molarme. Estoy tratando de planteármelo en el USA actual.

Powered by ScribeFire.

4.10.07

on conrad and kerouac

sólo sé que me hubiera gustado vivir en una época en la que el mapa mundi todavìa tuviera grandes espacios en blanco. o esa otra época en la que toda una generación tomó las interestatales creadas por el comercio para documentar ¿documentar? el espíritu de una nación que aquí y allá ardía en fragmentos. ahora mismo no sé lo que hace mi generación ni si soy parte de eso. pero cuando miro el mundo desde google earth y secretamente lamento que no haya tierras inexploradas sobre las cuales fantasear, sè que también soy un fragmento y que también ardo, no obstante que todo el tiempo me aceche el miedo de apagarme antes de haber comprendido del todo de qué ibamos.

but one thing is true: en el plano de mi vida, en los hechos, ahora mismo me situo en el margen de lo conocido (por mí), asì que el futuro es: o un torpe, temeroso, paso hacia ese territorio en blanco o un firme, yet, acojonado retorno hacia las calles de siempre, el vecindario de toda la vida. Y mi moneda siempre ha estado cargada hasta esta ùltima opción. Y ustedes no saben todo lo que me ha costado cerebralmente, impedirmelo. Ya no se diga la resistencia que es mi organismo entero.

Tambièn me pasa porque no he aprendido a confiar en la gente, a montarme en sus coches que de cuando en cuando se detienen junto a mí a ofrecerme aventones. Y debería. Debería.

II
Todo este tiempo lamentando haber perdido la inocencia... no será una inocentada mayor creer que, de hecho, se ha superado del todo el estado de preconsciencia? Los peores errores son los errores de juicio. Y es ahí donde siempre meto la pata.

Mi única salvación es ejercitar el silencio, aprender a no pretender siempre tener algo que decir...

21.9.07

a beautiful silver day ii

Estaba esperando un día lluvioso para ir a tomar café en Plaza Mayor. Quería ver si es cierto que bajo la lluvia parece otro planeta. Yo digo que sí. Por cierto, sólo buscaba un rainy day -bien típico, con charcos en el pavimento y nubes adentro de esos charcos- pero este cielo era más como una pantalla imax LCD (muérete de envidia, Centro Cultural ALFA). A lo mejor iban a proyectar una movie y yo ni en cuenta. Ya ven que aquí se da mucho eso del arte y cosas desas.










Hint: darle propina al mesero que te ve llegar toda messy y se impacienta mientras eliges lo más bara de la carta está guay para sacar de onda. Quería hacer alguna lectura interesante pero mejor me puse a repasar el moleskine. Chido que la escritura neurótica vaya progresando. Todavía entiendo los garabatos, las abreviaciones y los chistes locales. Al rato sólo tendré que hacer lineas con crestas y valles de diferentes longitudes, a manera de notas. Como los reportes sísmicos o las señales de vida. Pero tal vez no debería alegrarme tanto el que mi caligrafía se esté simplificando de esa manera. A lo mejor es porque lo que tengo que decir avanza hacia una larga y sonora raya. Puede ser.
Posted by Picasa

a beautiful silver day i







Caí en Palacio Real por error. Me perdí en una masa de turistas asiáticos que tenían, cada uno, una cámara con más pixeles que la mía. Sacaban fotos como endiablados, se sonreían unos a otros y disparaban sus flashes sin dejar recoveco alguno que fotografiar. Yo estaba haciéndole fotos al perro, al que descubrí mirándome y, podría jurarlo, sonriendo. Tuve que suspender la sesión porque la dueña del perro regresó, le dijo un par de cosas y volvió a irse. Estaba por retomar cuando un anglo me pidió que le sacara una foto con una kodak desechable que me hizo recordar un juguete que tuve de niña. Apreté el botón (ojo, no "hice click") y sólo obtuve el ruido de un resorte que se suelta. ¿Ya? Contestó que sí, apenado, casi pidiendo disculpas por no tener una cámara digital en los tiempos del iphone. Nos despedimos y volví a lo del perro mientras los asiáticos salían de la boca de un túnel y se congregaban frente a las estatuas de los reyes a planear su siguiente invasión. Fue ahí que cayó una masa de agua y desplazó a todo mundo. Yo me quedé parada, pequeño lapsus de cuando jugaba a las escondidas, empezaba la cuenta, y yo tardaba horas en decidir para dónde carajos correr. Mejor me quedé a hacer fotos, pequeño lapsus de cuando jugaba a las escondidas, y más bien me quedaba a espaldas del que hacía la cuenta para decir undostrespormí en cuanto terminara. Tardó buen rato en amainar.

Hasta ahora cero intersubjetividad. Tal vez por eso se me está haciendo todo tan dreamy.

Posted by Picasa

20.9.07

más de lo mismo

¿Qué pasa con los sentimientos grandes, cuando uno no tiene la capacidad para expresarlos en lenguaje humano? No sé si dejar de intentarlo y sólo dedicarme a sentir el fenómeno que gira adentro de mí, o seguir intentándolo a riesgo de no hacer bien ninguna de las dos cosas.

Me he convencido de que el mundo ya no necesita tanto pensadores como sentidores.
Y que la "verdad" sólo puede hallarse con la perfecta confluencia de claridad y lirismo.
Y que la vida necesita tratamiento, que uno debe cultivar su subjetividad hasta que ésta se desborde y se propague enrareciendo el aire.
Que debo dominar mi intuicionismo, no desbaratarlo...

18.9.07

poetuits & judging blogs

Tu trauma es tu identidad, por eso no quieres dejarlo. 
A. Jodorowski

17.9.07

Digo que no quiero ser profesionista de nada, que lo que yo quiero es ser un ser humano. Pero a) quién te lo cree y b) qué has hecho para demostrarlo.

Afortunadamente para todos nosotros, conozco gente que sí lo es.

wrong side

Hasta ahora madrid es todo treinteañeros divorciados, comidas de trabajo, cochecitos de bebé, telepizza, ticketpass y televisión por cable. Por más que me pierdo intencionalmente entre las líneas tan bien señalizadas del metro o desaparezco días enteros montando autobúses para sólo sentir que vuelvo a vibrar... Yo insisto en que llegué por el lado equivocado de la isla pero también es posible que no y que lo que estaba buscando esté aquí en medio de estos a-históricos suburbios de arquitectura ex wellfare state.

No me extraña tanto el sabotaje. Una parte de mi no se subió al avión y me obliga pensar en todo lo que hubiera hecho de no salir nunca. Es una gran mentira y lo sabemos. Pero la parálisis es mi enfermedad. A dónde vaya encontrará siempre las condiciones ideales para desarrollarse. Y yo aún no encuentro el antídoto.

Convencerte de que vas a morir no es fácil. Por más que lo repitas cada noche. Es tu organismo quien tiene que experimentarlo para saber. Creo.


-----------
Hago la suma de lo que me falta en términos de lenguaje corporal y eye contact. Más lo que F. me explicó del intercambio de anticuerpos. Y si el sentido del olfato son reacciones químicas. Aquí y allá hablé de los órganos echándote de menos. De que no importa cuánto odies a esa persona, cuán restringido tenga volver a entrar a tu casa, cuán legal, social y emocionalmente estén divorciados... probablemente tus órganos no se han enterado de nada y sólo saben que les hace falta respirar las células de piel muerta que dejaba al descubierto al girarse sobre su lado de la cama, cada noche cuando te daba la espalda.
-----------

Para la próxima vida, acuérdate de esto: la mejor manera de que alguien deje de importarte es dormir todos los días a su lado. El "no era yo quien debía marcharse" sentimiento sigue ahí. No puedo dejar en paz a mi biografía. Quiero que tenga una narrativa pero todos saben
-espero que ya lo sepan-
que las cosas no son así.

ahora que han vuelto a dormir

Siempre me angustia el llanto de un niño por la madrugada. Me aterra que alguien no pueda dormir, me asusta demasiado no poder/saber ayudar. A veces me pongo en los zapatos de los demás, y también es cierto que constantemnte me atrevo a sentir más dolor por su vida que la que ellos mismos sienten. Quién soy yo para tomar de lastimero al mundo. La verdad es que creo estar tan capacitada para el dolor que no me importa acoger el de los otros. Pero quizá solamente necesito problemas más reales y tácitos que los míos. Asuntos que si tengan nombre y no mis revuelcos espirituales, mi sentir por sentir y acongojarme por la congoja.

Siempre me angustia el llanto de un crío por la madrugada. Y ahora me conmueve también el sufrimiento de la madre que es constantemente privada del sueño. Al final ella le reconfortará con sus arrullos, él la recompensará con su ser inocente. Pero a mí, que escucho por la ventana llanto y arrullo, quién me tocará, o a quién podré poner una mano sobre la frente cuando en la noche vuelva a volcarse el silencio.

15.9.07

En el sur los llaman maromeros

y todo el tiempo caen del cielo, patas arriba, golpeando el suelo con un ruido seco, insectoso. Como caen en superficies lisas permanecen durante horas estirando y recogiendo alternativamente los tres pares de patas y cada tantos pataleos extienden las aletas transparentes y doblan el abdomen para alzar la parte baja del cuerpo, sin conseguir nunca despegar la cabeza del suelo. A lo mucho, y si la superficie se los permite, logran impulsar su cuerpo a lo largo de varios centimetros. Los que se salvan, son quienes tienen la suerte de alcanzar un terreno irregular donde su pataleo y doblamiento sistematico termine por enderezarlos.
It would be too dark. It would be too dark altogether.
Joseph Conrad, Heart of darkness

[Mentir de esa manera: para ti y para el mundo, para la gente en la calle y para el vecino que te odia, el corrupto, el asesino.]
Creo que aprendí la lección.
Se puede vivir -y muy bien- de los excedentes del sistema.
Pero el precio que se paga es altísimo: autonomía, libertad.
De manera que no es ninguna fórmula inteligente.
Además de que no resulta nada digno
ni inspiring.

Lo bueno es darse cuenta que uno decide sus (tipos de) problemas.

Hint: qué es mejor (o menos pior), ser pobre en Euros o en Pesos?

10.9.07

sobre la conquista y defensa de la soledad

"El escritor defiende su soledad
comunicando lo que sólo en ella encuentra."
-María Zambrano

Hay vidas que te sacan de tu vida. Te empujan tan lejos del camino trazado que de pronto cuesta lo mismo hacer uno nuevo que volver. Pero lo que se gana, en este dejarse empujar, es la conquista de la propia soledad. Cada autor ha sido llevado hasta su soledad por otros tantos hombres y mujeres que, a su vez, fueron empujados por otros. De manera que todo autor escirbe para aquellos a quienes empujará, en el futuro indeterminado, hacia los confines del mundo conocido.

Ahora bien, las ideas de los demás pueden llevarnos hasta esa orilla, pero será sólo en la defensa de nuestras propias ideas que nos atreveremos a saltar.


Powered by ScribeFire.

2.9.07

Hoy anduve en un Cementerio; me pareció con mas tráfico que nuestro correo.

27.8.07

brillo de caldera

Cuando regrese, conocerán este nuevo gesto que aprendí acá. Está compuesto por una sonrisa de mujer fuerte bien instalada en el rostro, más una mirada que expresa franca angustia. Es un gesto que le da al rostro un brillo de caldera: el rostro de quien tiene el dolor encendido adentro pero sabe contenerlo. Es el gesto de alguien que se sabe evidentemente vulnerable pero de ninguna manera va a contártelo o permitir que sientas compasión porque no la necesita o no la quiere. Cada vez que lo veo me fascina y es lo primero que quiero llevarme a casa.

todavía no me "use to" el uso horario

Por la mañana, veo la hora y hago cuentas: todas las personas en las que puedo pensar están, quizá, dormidas. Y así, mientras tienen insomnia, experiencias psicofísicas, o sexo en sus camitas, yo deambulo por unas calles que a cierta hora del día me parecen so dreammy; y mientras yo tengo aburridos sueños que parecen programas retransmitidos de tv azteca, ellos están en tocadas o lecturas o festivales de cine cuyas invitaciones no cesan de llegar a mi correo.

¿Y qué tal si cada mitad del mundo está compuesta por el conjunto de pensamientos/sueños que la otra tiene durante la noche? ¿Y si cada uno de nosotros nace como el sueño de alguien más en otro lado del mundo? ¿Y si, by any chance, te topas de pronto con ese alguien montando un turibús en algún país intermedio? ¿Y si, finalmente, no le reconoces y lo dejas ir con su finta de turista y billete redondo? Tiene que ser así, si no, si le reconociera se trataría forzosamente de nada más que la trama del último bestseller de narratva ficción o la próxima comedia romántica de hollywood.

infinito + 1

Muchas cosas que veo y muchas cosas que leo (y muchas cosas que siento) me sugieren esta sentencia: el mejor estado de algo es su fase pre-. Cuando algo todavía no es, alberga en su núcleo todo el universo de posibilidades de ser (que puede ser un número infinito, incluyendo la posibilidad de no ser ninguna ,osea, infinito + 1). Las pre-es todas. En cambio, cuando finalmente se ha gestado, es sola y cabalmente esa posibilidad.

(A que los físicos cuánticos ya habían armado esta teoría en los sesentas y yo apenas me entero...)

26.8.07

bordes lodosos

sin embargo, quiero estar en morelia salir por la noche en pijamas a jugar pelota en la calle, con amigos, frente a la catedral hasta la madrugada.

-if you can't go on pijamas to the places you like, then you're doing something wrong with your life.

nosotros nos ibamos en pants al oxxo, en sandalias, casi descalzos y nos sentábamos afuera, como dos vagos, a comer la comida de microondas mientras la ciudad dormía. al día siguiente: el trabajo y yo volvía sola con los pies lodosos, pero nadie podía opinar al respecto.


Powered by ScribeFire.

nelly, nelly what has become of you?

encontré a nelly en otro lugar del mundo, con la mitad de años que los que tiene ahora -en méxico-, soltera, los ojos le brillan igual, la sonrisa sigue siendo de foránea; todavía busca lo mismo que cuando yo la conocí, al parecer sin éxito.


Powered by ScribeFire.

conversaciones bajo el agua

Primero lamenté no tener el acento, porque me parecía que la gente cuando ya tiene treinta años, una dinámica familiar -rutina- y un trabajo estable, habla, más bien, como los pájaros: con pequeños y sonoros cantos que varían de tono dependiendo del estado de ánimo o tema. Escuchaba el fluir de la conversación y pensaba que no me haría entender a menos que imitara la entonación. Yo misma no ponía tanta atención a sus palabras como al énfasis y los signos de puntuación aguardando los silencios para reír, o la parte que admitía interrupciones o simplemente esperaba mi turno para decir ajá. Olvidemos lo de los treinta años, creo que yo también me comunicaba en base a pequeños y sonoros trinos cuando estaba entre los míos.

(O siempre he sido tan callada y no me acuerdo.)

(O llegué a comunicarme por telepatía y ya no puedo.)

Por alguna extraña razón, a nadie le interesa lo que tenga que decir. Como que, por cortesía, me tiran siempre un rollo para ahorrarme el esfuerzo de conocerlos.Lo raro es que no encuentren sospechoso si alguien sólo se sienta del otro lado de su mesa a mirarlos fijamente cuando hablan, con pocas y pobres intervenciones.

Recuerdo que siempre he odiado esa actitud de casi treparte a la mesa para hacer que te escuchen. Hay gente que lo hace y le funciona. Pero yo no me veo con los zapatos sucios sobre el mantel blanco tumbando los platos. (Siempre pienso que ando por la vida de undercover, aunque no sepa exactamente undercover de qué.)

Luego aprendí a escucharlos como se escucha el mundo cuando uno está bajo el agua, con la misma extrañeza, la misma sensación. Trataba de oírlos por debajo de su propio discurso. Y creo que, exceptuando a mis amigos más cercanos, siempre me he comportado de una u otra forma así. Ahora veo en ese pleito por arrebatarse el uso de la palabra un afán por comunicar algo que nunca dirán y lamento que entre ellos no se escuchen. Y cuando estoy a solas con alguno de ellos intento que me diga explícitamente eso que han estado tratando de comunicar desde la superficie.


¿Cómo será cuando lo hagan?


Powered by ScribeFire.

23.8.07

a test of self

No puedo eludir su imagen, como la de un espectro: el producto de una pesadilla que se niega a desprenderse de la memoria.
Eduardo Antonio Parra, El cristo de San Buenaventura

Me desgarro en el intento de seguir siendo yo, ahora que ha cambiado el contexto. ¿Es posible que el "yo soy yo y mis circunstancias" de Ortega y Gasset esté equivocado y que no somos sino el producto, el efecto de las circunstancias que se entrecruzaron en el instante de ser lanzados al mundo, como una marca, una tachuela sobre el mapa satelital del globo?



22.8.07

Confesión... por. Bart. Simpson.

Para la complejidad, no hay límite de "peros".

Cuando al fin me decido, cuando acepto que en el orden cotidiano de mi vida puedo ser una publicista de pequeña talla a lo largo de cuatro horas y, luego, durante las 20 restantes asumir finalmente el papel de escritora que por tanto tiempo he estado relegando al fondo de mi psique... Justo en ese momento de la dolorosa asumpción me doy cuenta de que en realidad a lo que me he decidido es a vivir pedazo por pedazo cada segundo pues al rechazar todo otros sitema creado (la realidad de la familia, de los amigos, de la generación, del mundo mediático) encuentro, finalmente, que estoy parada en el medio del vacío, que el universo entero es materia prima y que las combinaciones posibles son infinitas. ¿Para qué elegir alguna? Esta nada Sartreriana, el infinito informático y mi enfermiza hiperconsciencia: qué apabullante resultan al pequeño chispazo de mi vitalidad.

Hace unos dias, antes de que lo decidiera, desperté convencida de que lo mejor sería terminar de convertirme en una pobladora más de este pequeño conjunto material/social impulsado por no sé qué aires (¡era precisamente lo que estaba tratando de ver!) y aplicar toda mi complejidad (una combusitón que, como la del sol, se alimenta a sí misma) al a veces no tan innoble acto de la comunicación empresarial. De regreso a casa iba pensando en escribir mi Confesión, a la manera de Bart Simpson: "Soy un niño común y corriente..." No hice trampa en el examen de la creación, sólo me pasó algo: llegó un punto en que el peso de los sentimientos, la complejidad de las ideas, y la viveza de las sensaciónes superaron por entero a la fortaleza de mis órganos corporales, a la fuerza de mi voluntad y la cantidad de recursos psicológicos. Estoy segura de que si fuera un tanto más sencillo de lo que yo concibo (como lo era hasta hace un par de años), lo escribiría con una mano atada a la espalda. Y no lo es. Y estaba a punto de darme por vencida. Vivir una vida perfectamente reconocible, seguir siendo, en el fondo y disimuladamente una aoutsider...

Estaba ahí, al filo del suicidio creativo cuando un mensaje de celular me detuvo. Alguien decía estar "emocionadísimo con tus cuentos" y la chispa lánguida, débil, súbitamente llameó...



Powered by ScribeFire.

21.8.07

jesus christ, pobre de mí

a tope,
en el mejor lugar del mundo
pero sola.

Y la persona más cercana
me ha echado la puerta en las narices.

Estuvo bien, si no, no sé que lio internacional se hubiera armado.

17.8.07

It just hit me:

no era yo quien tenía que marcharse.

15.8.07

Estoy un poco fastidiada, pero es como llegar a una isla por el lado equivocado y antes de encontrar vida, declararla desierta. No quiero la guía de turistas, quiero la guía insider.

No que lo sean, pero hasta el momento todas las personas que he visto aparecen frente a mì en su estado bidimensional. Nadie a quien pueda tocar todavìa. Nadie a quien me interese mirar a los ojos. Solía salir a la calle con lentes oscuras y audifonos, lanzando el mensaje: seas quien seas, no me interesa involucrarme. En ningùn nivel. Ahora me parece que deberìa dejar los lentes y el audio en casa pero, what the fuck. De todos modos todos tienen esa expresiòn de: no te preocupes, a nadie le interesa acercarse.

La tridimensionalidad era su mejor cualidad. No pocas veces me dije a mì misma que lo quería por la forma en que ocupaba un espacio. Veìa sus brazos y sus gestos. Conocí, supongo, todos sus àngulos. Llegaba en mis noches vacìas, planas, a imponer su volumen. Y nunca pude dejarle, por esto.

8.8.07

acerca de no entender ni jota y mejor cerrar el pico

Lo que tengo que hacer, lo que necesito hacer en cuanto antes, es forjar mi propio aproach al cine (como espectadora).

Por cierto, sòlo hasta hace un par de dias me di cuenta de que no entendi ni Jota de Bleu y concluyo que aùn no sè ver cine, pff. Cuando tuvimos esa discusiòn de si el cine era capaz de comunicar tanto como la literatura y yo insistia que no, que ni de chiste, debì mejor haber cerrado el pico.

("Por ESO quiero hacer cine!" dijo cuando mencionè que todo un gap cognitivo acababa de cerrarse en mi cabeza, despuès de ver El espìritu de la colmena).

¿Chicos, chicas, sabìan que Bleu no se trata sobre el duelo de una madre por su esposo e hija?

I'm so pissed off por no haberlo visto. Cualquiera que diga que entiende de cine, mejor que se lo piense dos veces (y vuelva a ver Bleu).

26.7.07

extrañaré

las citas en el parque, de madrugada, cuando llovía
las caminatas trazadas desde google earth
los oxxos
los proyectos de café
las fiestas donde todos conocían a todos
los fotologs los domingos en la mañana (ya con las fotos del sábado en la noche)
los hiding places
la invocación (y evocación) de todo tipo de desastres naturales
los buffettes de sushi y más parques
las campañas de póster media
El elevador de Plaza Río
Internet (esta semana)
(...)
A mí me gustaría haber conocido a Albert Camus en persona. Traducciones aparte, en sus novelas la voz narrativa (desde el personaje principal) se escucha más o menos igual que mi voz interior.

good bye clock train,

ya no sabré cuando sean las 8am, 5pm, 8pm, 11pm, 2 am, 5 am...

digitígrados

Los seres humanos somos plantígrados, es decir, al desplazarnos apoyamos nuestro peso a lo largo de toda la planta del pie. Sin embargo, entre nosotros, es común encontrar uno que otro digitígrado, hombres o mujeres que al caminar se paran sobre todo en los músculos frontales del pie, sin apoyar jamás los talones. Digitígrados, como los zorros, lobos o perros, linces y demás felinos, animales silenciosos y veloces, personas que caminan de puntitas.

24.7.07

dos personajes

I hated the way she acted, unfamiliar to everything popular or vulgar: taking her time to use the microwave; asking about the program we were watching on TV; laughing out loud out of regular jokes as if she were listening to them for the first time; and fascinated by everything we did, with a pretended curiosity, like if she had descended from heaven itself, outer space or whatever, all pure and naive, uncontaminated. There she stood over the rest of us, with this fictional attitude made up not to fall, I believe, in the pathetism of the unexciting everyday life; the denigrating routine of desk jobs, the dehumanizating transaction of selling our time to corporate affiliation.

a the end of the world is near feeling

Una cosa es cerrar capítulos: hacer un cierre-ritual de una época de la vida demarcada subjetivamente como tal. Otra cosa, sin embargo, es ver por todos lados cómo las cosas se acaban. Seguramente lo único que pasa aquí es que he estado atribuyéndole al mundo exterior mi estado de ánimo. No big deal. Pero es interesante lo que esta experiencia de supuesto mundo supuestamente llegando a su fin te hace pensar.

Por lo pronto, el sentimiento se ha instalado en mis órganos. Mi estómago, por ejemplo, lo siento pulsar constantemente. Tenso, como si quisiera advertirme de un peligro. La garganta también, apretada. El corazón, ni qué decirlo, sobrecogido todo el tiempo. Cuando era niña, tuve un conejo blanco al que vi morir después de que algo, por accidente, le golpeara la nuca. Los ojos rosas iban tornándose grises y la respiración era cada vez más agitada. Nunca olvidaré ese gesto de franco temor ante la inminencia de la muerte. ¿Es posible que yo -sin ningún peligro real al acecho, sin ningún padecimiento mortal- tenga el pulso acelerado y la mirada fría, helada, ante la inminencia de la vida y, por lo tanto, de la muerte?

Últimamente he pensado mucho en lo infinito de la existencia humana. No que crea en la supervivencia del alma a la muerte del cuerpo. Más bien pienso en el tiempo subjetivo y el peso, o el pesar. La hora de la angustia: ¿no es siempre interminable? Probablemente el terror en la cara de la pequeña mascota no fuera exactamente el miedo de morir sino una súbita consciencia plena de su propia existencia y también del carácter finito de ésta Y esos escasos segundos de agonía los haya vivido tal vez como una eternidad completa, no por el largo del tiempo, sino por la intensidad de la emoción vivida, la plena consciencia de sí y de lo que experimentaban sus sentidos.

La filosofía existencialista nos exalta a no alejar de nosotros el sentimiento de angustia y esa súbita consciencia de uno mismo en el mundo. En cambio la cultura que se forja en el día a día al rededor de nosotros nos distrae. El mundo social, incluso, promueve esa distracción para no tener que experimentar él mismo (en unidad y colectivamente) tal desasosiego. ¿Pero por qué es este sentimiento necesariamente indeseable? ¿Es que la vida que se vive cual si uno fuera un objeto, la vida corta, objetiva y sin temerarios saltos hacia la profundidad del vacío... es una experiencia más grata?

¿No será posible un estilo de vida, y más aún, una cultura que albergue en lo más profundo de sí esa realidad ineludible, y que todo lo que se constituya sea sobre esa absoluta consciencia del carácter finito de la vida humana y no, como vivimos ahora, en un rechazo que es contradictorio e incompatible y que provoca tantas otras dolorosas contradicciones en el mundo como la pobreza aniquilante o la opulencia insatisfactoria?

I know that what i’m saying has already been said many times. Y, justamente, como dice Camus: nunca nos asombrará lo bastante que todo mundo viva como si nadie “supiera”.

19.7.07

A beautiful silver day

Feeling rare, though, with one foot in heaven and the other in... But taking care of it, I must say. I only wish that

I'll never ever ever grow this old again.

16.7.07

little boy

Todas tenemos a un chico dentro, en el fondo o no tanto. Cuando yo descubrí el mío, fue tan intenso que casi se apodera de mi vida por completo. Es la parte de mí que ignora todo sobre lo femenino, que se queda mirando con ojos cuadrados, sin entender. Conmosionado en ese no entender. "Lo femenino" es sólo una aproximación de lo que quiero decir. Y espero que se entienda desde un principio que no sólo estoy hablando de mujeres aquí. De todos modos eso no me importa tanto. Sólo quería decir que mi chico está castigado en un rincón, mirándose los zapatos. Está ahí porque yo ya no quería tener problemas. Lo mandé al rincón, supuestamente, mientras los resolvía. Y ahora que él está lejos, incluso inaccesible, me doy cuenta de que no había tales. Y estoy tan aburrida que me aburro. Nunca pensé decirlo pero extraño la neurosis. Maldita autocuración (pero dio resultado.)

13.7.07

(more) On waste

No apto para creacionistas.

Hace millones de años no existían las formas de vida complejas. Luego estas pequeñas bacterias marinas que transformaban el Co2 y el Agua en carbono orgánico y oxígeno comenzaron a multiplicarse. Fue así que el planeta se llenó del aire y especies animales. Eras y eras de vida compleja desaparecieron con aburrida lentitud bajo capas y capas tectónicas. Luego llegamos nosotros, complejos hasta la neurosis, con la propiedad de convertir el oxígeno en Co2 y la materia orgánica —mediante complicados procesos tecnificados— en materia inorgánica. Y ya hemos sobrepoblado el mundo. Me pregunto si la consciencia de especie necesariamente previene la extinción. Cuál será el rostro y la constitución de la siguiente forma de vida, la que necesita de nuestra basura (que tan afanosamente generamos) para existir. Y si los dinosaurios se verán finalmente reivindicados (a la mala). Es decir: ¿en qué clase de utensilios desechables emplearán la materia derretida de nuestros huesos?

De alguna manera, mi escencia es la gravidez.

No sé cómo explicarlo.

UGH II

Hablamos de las posibilidades infinitas de combinar la igualmente infinita cantidad de los elementos que ya existen. Pero lo que no se dice es que sólo una de esas posibilidades crea algo de avanzada: el siguiente peldaño por el que escapamos hacia arriba lejos del mundo que, a excepción de esta escalera, se derrumba, autotraga, fosiliza y combustiona (a su propio ritmo, no rush). El 99% de las combinaciones restantes son, precisamente, basura.

H. E. L. P.

Hoy me siento como un envase de plástico calentándose al sol en el basurero, medio cuerpo sepultado entre otros insoportables polímeros. Reniego de mi naturaleza: indegradable al mismo tiempo (¡vaya contradicción!) que desechable. ¡No resisto la idea de la resistencia en el tiempo! Rezo todos los días por otra bienmercida catástrofe nuclear.


Powered by ScribeFire.

4.7.07

La vida sin dlink

I

Como bloquearon el Internet, me puse a limpiar y empacar mis cosas. No sabía que tenía tanto amor por los objetos tridimensionales. Además hice una lista de todos mis amigos (de pronto se hizo absolutamente necesario). Mejor dicho, de las personas que voy a extrañar. Desde que terminé la secundaria tengo esta extraña costumbre de empaquetar todos los objetos de una época para empezar la siguiente. Para vivir la ilusión de que empieza una nueva. Pero nunca había sido tan real como ahora. Me llena de emoción y hace que el pasado brille a la distancia: después de todo, me siento satisfecha, pienso. No especialmente satisfecha, más bien grata. Me doy cuenta de que tengo esta relación especial con el mundo. Eso me hace perder el miedo a casi todo. La convicción de que no puedes morir simplemente porque eres el héroe de la película (hint: me gustaría ver una película en la que el héroe muera y el mundo siga). No me toca juzgar si es una buena o mala película, si es la mejor en su estilo, coherente, relevante. He decidido portarme sólo como el personaje, por algún tiempo al menos. Se siente bien, aunque me hace volver a ser un poco demasiado emocional. Cuando era niña solía contemplar a las personas que me rodeaban e imaginar cuando ya no estuvieran en mi vida (mi familia, mi perro, mis amigos…). He vivido muchos duelos anticipados. Es lo que yo llamo nostalgia por la nostalgia. No sé. Tengo esto desde siempre y ahora, después de mucho tiempo, vuelvo a dejar que me domine. Hasta ahora todo va bien.

II.

Antes que el toque de queda se apodere de la ciudad y que la gente termine de dispersarse Oudi y yo iremos a tomar unas cervezas a los lugares más inconvenientes de mty como en los mejores momentos de mi era Harakiri. Al día siguiente tal vez vaya al trabajo con mareos, accesos de sueño y la sangre hormigueándome. Pero por la noche, mientras estoy viva como en esos sueños donde estás especialmente observador, todo tendrá sentido.

P.S. Estoy planeando las despedidas. Estoy cerrando las puertas para no permitirme regresar pues mi nostalgia anticipada casi hace que no me vaya del todo (esto ya ha pasado antes, actually).

III.El Proceso, algunos años después.

Desde que compré este libro en una librería de viejo ese día del 2003 junto con Molloy, ambos por $50.00, no había podido leerlo. Después del prólogo de Saramago, todo aparecía frente a mí como cadenas de palabras que no terminaban de activar imágenes en mi cabeza. Soy demasiado renuente a las descripciones… lo pueden notar en la forma que escribo. Es una deficiencia, ya sé. Pero ahora, tal vez a falta del suministro cotidiano de imágenes mediáticas, la novela está prácticamente aconteciendo en mi cabeza. Esto no me sorprende en absoluto, lo que me pasa es que empiezo a notar el orden de las cosas: en el mundo de Josef K. como en el mundo de hoy, y de todos los años entre estas dos épocas. Y veo eso que otros han descrito: que la vida no hace sino seguir un patrón, como en todas las formaciones naturales (como en las estalactitas, los copos de nieve, el los sedimentos, etcétera). Así explica Jung los arquetipos y al hecho de que toda la diversidad humana pueda, finalmente, dividirse en types o categorías (idea, para muchos, controvertida en la que, sin embargo, yo creo desde mucho antes de leer a Jung). Siempre me pregunto lo que opinaría Sartre de Jung y viceversa. Yo, parece que me contradigo siguiéndolos apasionadamente a ambos. Supongo que trato de encontrar un punto en el que sus respectivas teorías se intercepten. Supongo que cuando digo que estoy buscando algo y que no sé qué es, se trata precisamente de ese específico punto…

IV. Flocks.

Siempre imagino que en las ciudades de primer mundo la gente se mueve como en parvadas. No como ovejas, sino como parvadas. Que la diferencia entre allá y acá es que aquí estamos desorganizados e incomunicados. No puedo esperar más para sentirme parte, por un tiempo al menos, de un gigante. Pienso que la individualidad no necesariamente se pierde en esos momentos específicos en que uno se comporta no en masa, sino en flock. Y estoy leyendo a Hobbes para ver qué encuentro. Últimamente siento fascinación por dinosaurios, monstruos marinos, y otros entes de proporciones gigantes. Encuentro una tendencia de algunas sociedades a erigirse sobre algo así (de proporciones gigantes)… tal vez sólo sea un efecto visual mediático pero, precisamente, es lo que quiero comprobar.

1.7.07

Algunas notas sobre el impulso creador (escritas desde la angustia y ostentando a great deal of subjetividad).

"en Leonardo sus afectos eran domeñados, sometidos a la pulsión de investigar. No amaba ni odiaba, sino que se preguntaba por qué debía amar u odiar." -Sigmund Freud sobre Da Vinci.

I. El mundo como es

Pocas veces la vida demanda algo de nosotros: un esfuerzo mayor, una atención especial sobre algún asunto. La mayor parte del tiempo todo reposa en su sitio, con inalterabilidad que debería parecernos sospechosa[1], y en cambio pasa desapercibida. Lo peor es que tal estabilidad podría confundir a algunos y hacerlos pensar que la felicidad es eso. A ellos (¿debería incluirme?) pregunto: ¿Alguna vez te has sentido sólo una repetición de la vida de otros? A veces uno lee una noticia o ve en el cine un documental que afirma que hay algo más en la realidad que los acontecimientos que vemos todos los días. A veces uno se altera por esto y se propone investigarlo a fondo. Pero la cotidianeidad crece más rápido que una trepadora para obstruir la vista. De alguna manera, a pesar de confiar en que el mundo que hemos atisbado es, para ciertos efectos, verdadero, no se siente ninguna urgencia por vivir en este "afuera", por trasladarse a él. Se puede (nuestros padres lo saben bien) vivir una vida entera sin que los conflictos de los demás realmente nos afecten. A parte, acostumbrados a que nuestro estilo de vida se vaya degradando de poquito en poquito, alegamos sencillamente que las cosas son así y que no van a cambiar nunca. Casi nadie piensa que posiblemente, nuestro estilo de vida -heredado y todo-, y lo que cuesta mantenerlo así: inalterable, es justamente la causa de los crímenes que en todo el mundo cometen unos hombres contra otros. No sabemos, de todos los clicks que damos a nuestra computadora en un día, y los botones que oprimimos una mañana de oficina; cada llave que se abre, cada descarga de la taza del baño, cada tarjetazo en una tienda, cada viaje en automóvil, camión, metro; cada quitar la envoltura de jabón, galletas, papel de baño etcétera.... No sabemos lo que ocurre detrás de cada una de estas operaciones y cuando alguien sugiere la inconveniencia de estos pequeños actos tenemos que decir: entonces no hay manera de solucionarlo.

II. La cercanía del fin

Crecimos viendo en la televisión películas y caricaturas que hablaban sobre el fin del mundo. Casi todas tenían un mensaje que pretendía ser preventivo, conscientizador. Pero ahora es evidente que tuvo un raro efecto contrario: una juventud acostumbrada a la proximidad del fin. Por calmar nuestro terror de niños, terminamos por aceptar el Apocalipsis como un destino no tan malo (rather spectácular). Somos ahora parte de una juventud que desconoce, incluso niega la idea de futuro más allá de una catástrofe mundial. O, ¿alguno de nosotros se ha pronunciado alguna vez en nombre de las próximas generaciones? No. Ni siquiera nos preocupa tener descendencia. Nosotros somos la próxima generación y la próxima. Pretendemos ser siempre jóvenes, divertidos, irresponsables. Hay quienes han demostrado que se puede vivir siempre así: son nuestros héroes, nuestros libertadores.

III Sobre la profundidad de nuestras observaciones

Así como la vida no nos llama a hacer nada heroico, tampoco nos pide crear nada. Más bien espera que seamos voraces consumidores de lo que ya existe, de lo que se produce industrialmente. Incluso, entre nosotros nos apabullamos: decimos ante cualquier propuesta: eso ya se ha hecho antes. Y, sin embargo, si alguien pretendiera pararse en la cima de todo lo creado, no llegaría a ella a lo largo de toda su vida. A menos que se escriba desde alguna posición consagrada, se espera de todos los incipientes creadores una obra original, y no se valora tanto el hecho de que sea propia. No sé si esto sea necesariamente malo. Sólo quiero decir que este panorama de sobreoferta ahoga muchas veces el impulso creador. Pero esto sólo significa que uno debe explorar mucho más a fondo de sí mismo, pues como decía Hobbes acerca de la naturaleza humana, Bachelard acerca de la imagen poética y Jung sobre las formas arquetípicas, sólo se puede alcanzar la universalidad (y, raramente, tal vez también la originalidad) en el punto más lejano hacia el interior de uno mismo.

IV Sobre el impulso creador

(Va mi idea un poco controvertida.)

El impulso de crear no llega antes que la inspiración. Esta última es el resultado de una operación cotidiana: la asimilación del mundo por medio de una visión propia; percepción especial, auténtica. Esa visión, ese filtro especial -el ojo literario, diría Paty Laurent- no es otra cosa que la subjetividad, que unos consiguen asumir y otros se esfuerzan por apaciguar (con la intención de encajar en una normalidad, un estándar).

El que asume la propia subjetividad libera su imaginación y la deja hacer. Esto no es exactamente crear. Incluso, llegar a este punto, podría decirse, es un promedio. Sólo las personas más patéticamente nefastas reprimen a tal grado su subjetividad que no tienen un mundo interior (propio).

Dichas imaginaciones por sí solas no producen ningún afán por ser comunicadas. Pero sí, en muchas ocasiones, el de hacer algunos garabatos para complacerse (el propio autor) con ellos. Todavía ningún llamado a crear una obra que se pueda compartir con los demás. En algunos casos, sin embargo, esos garabatos tienen una forma más o menos comunicable. En casos extremos -no muy raros- estos primeros intentos llegan a constituir verdaderas obras maestras, como después son juzgadas). Algunos lograrán especializarse en su garabateo, de forma que a lo largo de toda su vida experimenten un sano flujo entre consumir y producir. Guiados por su intuicion (tienen estrella, alguien diría) son creadores. Aunque trabajan siempre desde el irracional y no se preocupen nunca por entrenar el consciente. Para otros, sin embargo, estos inocentes esfuerzos tendrán el catastrófico efecto de vaciarle de todos sus valiosos insights (idea robada a Ayn Rand, a quien, no sé por qué, casi detesto leer).

El impulso de crear, por otra parte, viene forzosamente de la angusita. Tomar consciencia de que uno va a morir y con él, todas esas preciosas imágenes, teorías, definiciones... De que va a morir sin dejar una huella y que en la suma de todos los siglos de esta particular era, su paso por el mundo será apenas rastreable.[2] Me refiero al impulso de crear, de materializar lo que existe como una vaga impresión en nuestra mente. De convertirlo en casi un objeto que se puede compartir con otros: un mensaje en código capaz de decifrarse.

Esta afán es el impulso creador: nos obliga a hacer muchas cosas como comprar un canvas, una laptop, abrir un blog. Pero incluso este impulso preocupante es fácilmente diluido entre los acontecimientos de una tarde. Uno puede salir a dar una caminata, tomarse un café, o arreglar una cita: entonces la angustia se diluye. El temor a morir sin dejar huella es sustituido por una experiencia de vida que envuelve todo: sentidos, afanes, placer. Como si la inmortalidad que se consigue (pretendidamente) en la creación de un original, fuera completamente intercambiable por un momento de completez. Decimos incluso que hay personas que hacen de su vida un arte, por su habilidad de proveerse a sí mismos la oportunidad de vivir momentos así de forma habitual.

Así, del genio creador común (posible para todos los hombres) podemos descartar a quienes reprimen su mundo interior, a quienes se detienen en su garabateo (no así los que se especializan en él), y a quienes diluyen esta urgencia en el arte (bien o mal practicado) de vivir. De todos ellos, sólo el primero me parece condenable. Los otros dos me parecen congruentes con lo que significa ser un humano, e incluso, bajo cierta luz, admirables.

IV Sobre la creación (o, ¿creíste que sería gratuito?)

No se puede crear desde la posición del que vive. Uno debe declararse muerto para todo otro efecto. Hay que disponer las cosas para estar fuera de los acontecimientos cotidianos, incluso para estar lejos de otras creaciones en cuyo regusto podría diluirse el afán propio. No lo digo por otra cosa, más que la experiencia propia de ver mis propios impulsos diluirse a medio camino entre la inspiración y la creación. A menudo el mundo parece decir: todo está bien, nadie está esperando nada de ti. Gracias a los medios de comunicación, la tecnología, la proliferación de escuelas de arte en los países industrializados, dice, la tuya es una generación de creativos. ¿Así que, por qué molestarse? Por el contrario, nos hacen falta espectadores y consumidores. Y tu tienes cara de que eres uno de ellos. Así el mundo nos dice que no somos necesarios. Se vuelve indiferente hacia nuestra existencia. Tal como la naturaleza es indiferente al quehacer del hombre (la belleza ocurre en cada atardecer, aún si no hay nadie cerca para apreciarlo). En este punto, la única isla cercana parece ser el de la resignación. Aceptar esa cosa que tiene pinta de felicidad, aunque no lo sea. La alternativa es seguir nadando, aferrarse a los impulsos, a la angustia. La alternativa es herirse uno mismo, sangrar. Destruir todo al rededor, toda otra posibilidad de existencia. Incluso si, luego de años de sacrificio, volverá uno a encontrarse en medio de la nada. Hay, por último, quienes toman esta decisión que resulta, como toda gran empresa, irracional desde un principio. Para ellos (¿podría incluirme?) digo que vale la pena una vida de privaciones a cambio de un sólo objeto creado, por minúsculo que sea. Y que esto también es completamente humano.



[1] Hace pensar que tenía razón Parménides al explicar que el cambio es una fantasía (es imposible que el no ser sea, por lo tanto, no existe un vacío hacia donde pudiera ocurrir el cambio). Hace pensar que la Grecia clásica jamás existió, que los libros están escritos para ejercer el engaño. Hacen pensar, volver a pensar, que la subjetividad lo es todo. Que el mundo (aún aquello que apenas concebimos) es un invento nuestro: mío. Que soy el único sujeto consciente, y todos los demás forman parte de la conspiración.

[2] Ahora, mientras lo planteo en términos de eras, el sentimiento de la angustia me empieza a parecer ridículo.

30.6.07

En días como hoy la vida parece que se detiene. Tras una velada de tormenta, barrios inhundados, calles inundadas y autos o personas desaparecidos, el sol sale con su brillo habitual para demostrar la total indiferencia de la naturaleza hacia los seres humanos. La monotonìa de la vida resurge de los escombros para afirmar con su viejo e inexpresivo rostro: aquí no ha pasado nada: nunca.

Dudo de la historia y del futuro. Que los libros apilados en una orilla del cuarto realmente hayan sido escritos en algùn momento. Parménides. Una cuestiòn de tiempos verbales.

PERO

...la muerte no es lo mismo que la nada...

27.6.07

El impulso original

Hace algunos años me preguntaron en una fiesta, unos tipos que no conocía, cuál era el motivo que me mantenía viva. Se me hizo interesante la pregunta, especialmente por el enfoque implícito: la gente debe tener un motivo para estar vivo. Si no fuera así,ya estarías muerto (y no, ciertamente, en una fiesta). Lo pensé a fondo, porque realmente jamás se me había ocurrido tal incógnita, y fui sincera. Contesté que nada me mantenía viva más que el primer impulso. Ningún sentido, ninguna pasión, ningún amor especial. No se me ocurría algo o alguien a quién yo estuviera tan apegada como para preferirlo a la comodidad absoluta de no existir. En cambio, la no-existencia es algo que se me antoja desde siempre: significa acabar con el sufrimiento, incluyendo el sufrimiento de perder para siempre el placer o la posibilidad de sentir placer (¿quién no aspira a la nada?). El primer impulso o impulso original, les dije, el mero hecho de haber nacido (acción que ni siquiera fue cometida por mí; lo correcto sería decir que me tuvieron). Desde siempre han estado a mi alcance las cosas necesarias para (bien o mal) subsistir: comida, agua, aire, medicinas... Para muchos de nosotros (y no digo la mayoría) hace falta poco menos que actuar por reflejo (tomar la comida y echártela a la boca) para continuar vivos. La razón por la que uno no muere es porque matarse requiere, una mayor inversión de energía: empezando por el trabajo mental de tomar la decisión, seguido por el esfuerzo intelectual de encontrar un método efectivo para hacerlo. Está también la situación de que es difícil agredirse uno mismo (se requiere de gran concentración) sin mencionar la oposición de todo nuestro organismo, el cual –incluyendo en parte a la psique- está diseñado para sobrevivir. Por último, hay que afrontar el relativo absurdo que hay frente al suicido: para qué matarse si, de todos modos, tarde o temprano habremos de morir. Esto significa: ¿por qué apurar una experiencia que llegará a su debido tiempo? Como podrán notar, este razonamiento nos sitúa en el punto medio entre una existencia voluntaria (como quien decide existir para algo o alguien y lo lleva a cabo) y la no existencia: lo que podría llamarse existencia involuntaria o inercial, a la que Sartre distinguiría del “Ser”. Finalmente continuar vivo no era como los dos chicos de la fiesta inferían: un acto voluntario, sino una sencilla sumatoria de fuerzas entre las condiciones propensas para la vida y las adversas. Que, en mi caso, el de ellos y probablemente el de muchos de ustedes, siempre ha resultado positiva. Para millones de personas no, entonces mueren. Por otro lado, están los que superan un contexto adverso. De ellos sí, sería interesante saber: ¿qué es lo que te motivó a llevar a cabo semejante esfuerzo? Incluso los suicidas (como sugiere Camus) son admirables. A ellos querría preguntarles ¿Qué aspecto de la vida cobró tal fuerza en ti que superó la inercia misma de la vida? El impulso original es el dedo que empuja un péndulo, la tensión entre éste y la gravedad que lo retiene es nuestra vida, todo lo demás es extraordinario. La vida inercial dura en tanto una fuerza mayor o igual se le opone. Eso contesté, y ellos ya estaban en otra cosa para cuando terminé de decirlo.

Powered by ScribeFire.

26.6.07

redondeo sucks

I
Ya me explicó Oso cómo funciona esto del redondeo en los súpers: el comprador dona esos centavos (que acumulados suman grandes cantidades) luego la empresa recolectora los dona a su vez bajo su nombre y con esa aportación pide una deducción de impuestos por concepto de labor social. De manera que además de publicidad, cada vez que redondeamos le estamos pagando los impuestos a Gigante, Oxxo, Walmart, etc. Qué ladrones. Ya sabía yo que no era de fíar este sistema de cobro que casi casi hace el redondeo automáticamente (en algunos lugares ya ni te preguntan). Especialmente la cara de los dependientes que te ven como maldito monstruo tacaño cuando te atreves a decir NO.


II
Estaba tan orgullosa de mí misma por dejar de ir al súper y comprar toda mi despensa en pequeños comercios pero hoy descubrí que algunos de los productos que compro en la famosa frutería La Famosa son de origen g.r.i.n.g.o! Qué decepción cuando la etiqueta de Made in USA me saltó a la cara esta mañana mientras mordía una manzana. Hubiera preferido encontrar un gusano... La lección aprendida: el consumo consciente means 24/7 consciente. Apenas te descuidas ya estás mordiendo algún transgénico. No quiero decir que soy la persona que mejor hace sus compras, quiero decir que me esfuerzo por no ser parte del problema pero empiezo a confirmar la teoría de que no se puede no serlo sin alterar mayormente el estilo personal de vida. What a drag!

III
Estoy en pánico. La economía global, dicen, divide al mundo en solventes e insolventes. Yo que estoy tratando de simplificar mi vida, caigo en cuenta de que en realidad, en términos burdos, me estoy volviendo pobre. Y creo que la pobreza de hoy día no se parece a la del siglo pasado o los anteriores. Justamente ahora que tengo menos dinero me doy cuenta de cómo todo está mercantilizado. De que nada es gratis y que hasta para un trago de agua y un poco de sombra hay que pagar. Sabes a lo que me refiero. Crecí pensando en el fin del mundo como algo oscuro, frío. Pero ahora lo encuentro luminoso, soleado: un desierto.


Powered by ScribeFire.

23.6.07

L.O.V.E.

Today I learned this about myself:



There is love through identification. But also identification via love.



(Hard to get it, right? But it does have sense if you give it a try...)



Anyhow, it's the only important thougth in my head since "this morning" (3pm).





Powered by ScribeFire.

21.6.07

In naming the unnamed, we kill it

I
Estoy llevando muy lejos este pedo de la complejidad. Lo estoy dejando crecer hasta donde se vuelve peligroso, hasta donde probablemente esté aniquilando formas de vida que no alcanzo a ver.Soy como toda esa gente que critico, ya me parecía que semejante odio tendría que venir de algo propio necesariamente. Y no sé qué hacer: una parte de mí quiere ir todavía más lejos. La otra parte está aterrada, aferrándose al asiento (metáfora del auto conducido desbocadamente). Escribo en el diario que tal vez a veces ya es demasiado tarde aún antes de que podamos darnos cuenta y luego hago estas anotaciones sobre la creencia en el infierno que me hacen sentir que la parte más primitiva de mí todavía está latente, todavía quiere recuperar el control.



"Am I a monster, or is this what is called to be a human?" -CL


II
Me dan ganas de decir: no respondo. Como cuando eres niño y avisas: voy a pasar tirando golpes, no respondo si te pego. ¿En serio no hay nada de validez en ese aviso? Quizá no. Quizá por eso todos necesitamos ser puestos como en cuarentena cada vez que un cambio profundo se aproxima.

(Y yo quiero mi cambio profundo, notwhitstanding el aislamiento que ya pesa y duele).







Powered by ScribeFire.